Ley responsabilidad civil y seguro – Puntos importantes

La póliza de responsabilidad civil se define como aquel seguro por el cual, la aseguradora pertinente cubre y asume la obligación de indemnizar a terceras personas por los daños, agravios y perjuicios causados por alguna actividad ejercida por el asegurado de manera civil, todo ello, conforme al artículo 73 de la ley de contrato de seguros recogido en la ley responsabilidad civil y seguro
El artículo 75 de contratos de la ley seguro responsabilidad civil establece de manera prioritaria, la obligación de contratar un seguro de responsabilidad civil para aquellas actividades de especial peligrosidad determinadas previamente por el gobierno vigente.

ley responsabilidad civilReglamento ley responsabilidad civil y seguro

Debido a la importancia manifiesta de la ley de responsabilidad civil y seguro, la gran variedad de aseguradoras de las que dispone el mercado (Allianz, Catalana Occidente, Caser, Mapfre, Línea directa, Zúrich, Santa Lucía…) no dejan de ofrecer un sinfín de soluciones, con el afán de proteger las coberturas y necesidades más complejas y con mayor demanda social; así pues, además de las conocidas coberturas implícitas por ejemplo en el desarrollo empresarial o el ámbito de la circulación, las aseguradoras siguen especializándose en todos los ambientes de la vida privada y laboral, es decir, desde seguros de responsabilidad civil profesional (abogados, médicos, arquitectos, altos cargos, ingenieros…) hasta las pólizas más inusuales pero relevantes en el ámbito doméstico, de animales de compañía e incluso, en referencia a diversas asociaciones con o sin ánimo de lucro, transporte y actividades con posibles riesgos medioambientales.

Este efecto, es la perfecta derivación de la respuesta manifiesta de que el número de reclamaciones de terceros se ha incrementado ostensiblemente durante los últimos años en todos los aspectos cotidianos.
En muchas actividades, el carácter obligatorio de la ley responsabilidad civil y seguro, se convierte en más que un instrumento de valiosa importancia en el mercado laboral, puesto que el riesgo derivado del desarrollo empresarial, no podría hacerse frente en muchos casos, si una aseguradora no amparase la protección económica, tanto de la persona asegurada, como de los posibles clientes y consumidores.

Ley responsabilidad civil y seguro

¿A qué afecta la ley de responsabilidad civil y seguro?

Contratando y estableciendo la ley responsabilidad civil y seguro, las aseguradoras abarcan un elevado riesgo como consecuencia de las contingencias potenciales de ciertas actividades; así pues, las aseguradoras en cuestión, determinarán las coberturas y los límites económicos establecidos según el riesgo derivado de dichas actividades, todo ello, tras un elaborado análisis del desarrollo profesional que realiza la persona o empresa que va a dictaminar la póliza de seguro de responsabilidad civil.
La aseguradora en cuestión, entrará en escena cuando la tercera persona agraviada reclame a través del ámbito judicial, los daños ocasionados por la parte asegurada, es decir, mientras no se lleve a cabo la reclamación pertinente o esta haya prescrito, la aseguradora no entrará a trabajar de oficio y por lo tanto, no se le podrá exigir obligación alguna.

Con la contratación del seguro de responsabilidad civil, se podrá valorar una evidente diferenciación a través de las coberturas básicas de las que se disponen, es decir, por norma general, la aseguradora contratada asumirá la responsabilidad civil en explotación, las consecuentes fianzas, costas y defensa derivada de la protección jurídica consecuencia de la reclamación de terceros y finalmente, las coberturas opcionales que mejoran la protección de tu patrimonio.

1.1 – La Responsabilidad civil de explotación: Se cubren las posibles reclamaciones en daños y perjuicios derivados de terceros consecuencia de la actividad profesional o privada.

1.2 – La responsabilidad civil en costas, fianzas y protección jurídica: La aseguradora contratada responde tanto en el ámbito jurídico como en la defensa, pagos y fianzas pertinentes de cualquier procedimiento judicial que se establezca previamente en el contrato de la póliza y ley responsabilidad civil y seguro.

1.3 – Si se quieren complementar las coberturas básicas establecidas en las pólizas de ley responsabilidad civil y seguro, hay que tener en cuenta las siguientes coberturas que dependiendo de la actividad profesional a realizar, ayudarán en demasía a la protección del patrimonio individual o empresarial en cuestión; así pues, la responsabilidad civil patronal, la responsabilidad civil subsidiaria, la responsabilidad civil de productos, la responsabilidad civil cruzada, la post-trabajos, la responsabilidad civil locativa y la responsabilidad civil para la protección de posibles contaminaciones accidentales de carácter medio ambiental, serán de gran ayuda a la hora de contratar el seguro de responsabilidad civil adecuado para tu actividad.

Ejemplos de ley responsabilidad civil por parte de la aseguradora:

Responsabilidad civil empresas y autónomos, profesional, vehículos, responsabilidad civil animales, alquiler, por obra y construcción, asociaciones, protección del medio ambiente, de carácter doméstico…

1 – En el supuesto de una obra en la fachada de un edificio, al trabajador de una empresa asegurada, se le cae una herramienta a la calle, provocando con ello, el daño a un viandante que por allí transitaba; ante este efecto, el jefe de dicha empresa, al tener contratado un seguro de responsabilidad civil (en este caso para la obra y construcción), conseguirá que sea la aseguradora contratada la que asuma los costes de la consecuente reclamación de la tercera persona afectada.

2 – Imagínate que andando por la calle, en este supuesto, paseando a tu perro, este, accidentalmente hace tropezar a una persona, provocándole un esguince en el tobillo, lo cual, hará que dicha persona posiblemente tenga que coger la baja; así pues, será, el seguro de responsabilidad civil (perros) el que asuma los costes consecuencia de la reclamación del afectado en cuestión.

3 – Si un médico o un abogado, ejerciendo su actividad laboral, comete un error que afecta a una tercera persona y que en consecuencia supone un agravio económico a dicha persona, será la póliza de responsabilidad civil, la que tenga la obligación de asumir los gastos pertinentes establecidos dentro de los límites contractuales establecidos.

Conclusión

Aprovecha la oportunidad de proteger tu patrimonio; así pues, ya seas persona física o persona jurídica, no sabes lo que tu vida laboral o privada te puede deparar, por lo tanto, contratando tu póliza en base a ley responsabilidad civil y seguro, protegerás de forma adecuada tu negocio y todo lo vinculante al desarrollo de tu actividad profesional.